LA GUÍA DEL LAVAVAJILLAS

LA GUIA DEL LAVAVAJILLAS

Cap 1: Razones que explican que tu lavavajillas no funciona bien

Los lavavajillas han conseguido que lavar los platos a mano sea una tarea propia del pasado. Y es que no hay nada mejor que tener todos los cubiertos y utensilios de cocina limpios, brillantes y secos en cuestión de minutos. Sin embargo, hay veces que los platos no quedan completamente limpios por múltiples razones. En este artículo analizaremos algunas de ellas y te daremos algunos trucos de limpieza para lograr la excelencia.

SÍNTOMAS

Hay varios síntomas típicos que avisan de que tu lavavajillas no está funcionando debidamente. El principal aparece cuando los platos, las sartenes y otros utensilios siguen sucios después del lavado. Pero ahí no acabo todo, ya que existen otros indicadores como la falta de drenaje (aparición de agua estancada en el lavavajillas) o el mal olor.

 

RAZONES

De esta forma, puede haber más de un factor que esté impidiendo que tu lavavajillas limpie como debe. Por ejemplo, puede suceder que el agua dura que queda depositada en los sistemas de funcionamiento o en las mangueras evite un correcto drenaje.

Otra razón es que en ocasiones tu lavavajillas no consigue completar su proceso y se llena de agua que no se ha evaporado. Aunque la razón más importante que explica por qué un lavavajillas no funciona a pleno rendimiento es porque quizá necesita una buena limpieza a la antigua.

 

SOLUCIÓN

1. Comprueba con tus manos el estado de las piezas para ver si hay algunas obstrucciones. Trozos de comida o pequeñas piezas de los utensilios de la cocina podrían haberse quedado atascados en el filtro del lavavajillas. En caso de que te encuentres cualquier cosa, saca el filtro y vacíalo antes de cambiarlo.

 

2. Friega fuerte todas las partes del lavavajillas, entre ellas las esquinas, las bisagras e incluso los huecos del brazo, ya que así conseguirás acabar con las obstrucciones. No obstante, recuerda que un buen agente limpiador te facilitará mucho el trabajo y te ayudará a lavar también las mangueras.

 

3. Por último, limpia tu lavavajillas repetidamente, bien después de 100 lavados o cada tres meses dependiendo del uso.